miércoles, 8 de abril de 2009

La clase perdedora

Los alumnos de padres sin estudios tienen 20 veces más riesgo de fracaso
La educación no consigue eliminar las diferencias sociales
La calidad de los centros privados se apoya en la selección de los estudiantes
El 68% de jóvenes estudia bachillerato o FP; la media en la OCDE es del 81%
JOSÉ LUIS BARBERÍA 07/04/2009. El País, edición impresa.
Imaginemos el sistema educativo como una larga de carrera de obstáculos. Lo primero que salta a la vista es el alto grado de abandonos prematuros y de participantes descalificados por no haber cubierto la distancia mínima en el plazo establecido. Lo segundo que llama la atención es la extracción social de los que se quedan por el camino, ya en los primeros tramos, y cargan con los sambenitos estigmatizadores del "fracasado escolar" y de "repetidor". Quítese de la cabeza la convicción de que la escuela es, por excelencia, el espacio natural de la igualdad de oportunidades que consagra la Constitución. Hágase a la idea de que, pese a los buenos propósitos, el éxito académico no depende exclusivamente del esfuerzo y de la capacidad personal de su hijo.
¿Cómo se explica, si no, que los perdedores pertenezcan de forma tan abrumadoramente mayoritaria a las familias de rentas más bajas?...



Si deseas leer completamente este artículo puedes hacerlo en el siguiente enlace:
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/clase/perdedora/elpepisoc/20090407elpepisoc_1/Tes

4 comentarios:

Salondesol dijo...

Por esa misma regla de tres, debería haber pocos universitarios,
los mismos que hace 40 años.

Responsables del fracaso escolar somos todos. La sociedad al completo.

¿No será que Informes como este buscan promocionar la educación privada?

Saludos.

Antonio Ambrosio dijo...

Amigos, ¡qué forma de provocar tan sibilina tenéis!
Artículo que retomando viejas y manidas (aunque no por eso menos ciertas) correlaciones entre estatus social de los padres y fracaso/éxito escolar de los hijos nos lleva a la conclusión de que ello es debido a que la calidad (= privada) no está al alcance de todos. El articulista omite o desconoce correlaciones fundamentales como la que se da entre el nivel de expectativas de la familia(educativas en este caso) y respuesta del menor, así como entre nivel lingüístico (que no académico) de los padres y éxito escolar.
En fin, la pregunta que sigue subyaciendo es ¿hay salvación (escolar) fuera de la Iglesia (O privada en general)?
Besos pascuales, hermanos.

Feli dijo...

¡Qué alegría leerte, Antonio. Suscribo lo que dices y parece que van por ahí los tiros, por convencer al personal de que la Educación Pública es un desastre (en el caso del artículo con pretensiones de ecuanimidad (eso sí que es sibilino).

El artículo que pones, Helena, ya lo tuvimos "enlazado" en el blog, me parece muy bueno.

En fin, parece que vamos a contracorriente pero somos gente dura ¿no?

Un abrazo

juan dijo...

Claro visto así, pues sí.
Pero se puede ver de otras formas...
Lei el estudio me intereso mucho, lo recorte. La idea marsista de que la escuela reproduce la sociedad (injusta) ya pasó de moda, pero este estudio la pone de manifiesto como evidente... Eso para mi es importante y me lleva a otras conclusiones por ejemplo:
Que es un escandalo que exista educación privada
Que la metodologia tendría que hacer de la escuela algo placentero interesante y donde no se fracasara
Que la educación es muy ideológica y antes de tdo hay que decidir intimamente donde estas si quieres cambiar esta sociedad injusta y conservadora si quieres compensar cambiar las cosa...
Lo que decis lo suscribo pero ¡ay!esque cada uno lee con sus anteojerasuorejeras...