jueves, 12 de febrero de 2009

POR FIN UNA RECETA PARA SOLUCIONAR EL FRACASO ESCOLAR EN EXTREMADURA

En los 37 años que llevo trabajando en la enseñanza el tema más recurrente y gran motivo de preocupación en los foros educativos y sociales ha sido el FRACASO ESCOLAR. Recuerdo que hace unos 35 años, ya participé en una mesa redonda sobre este asunto , en Menorca. Pues parece que nuestra Consejería de Educación ha encontrado la solución: Clases de apoyo, una vez a la semana a partir de abril para las alumnos y alumnas que estén en "riesgo de suspender". La noticia con los resultados de esta experiencia en el curso pasado, la leí con grandes titulares en el Crónicas de Badajoz. El 75% del alumnado(creo que era ésa la cifra) había aprobado. Habría que analizar las razones del éxito y ponerlo en práctica en las clases habituales de todo el curso escolar, por las mañanas. El éxito se puede deber:
- ¿Grupos pequeños?
- ¿Atención individualizada?
- ¿ El profesorado a quien pagan un extra por la tarde es mucho mejor que el de las mañanas?
- ¿Utilizan una excelente metodología, que no ponen en práctica los de la mañana?
No me creo nada de eso. No dudo que los datos que dan sean ciertos. Lo que habría que ver es si esos alumnos y alumnas hubieran suspendido si no hubiesen tenido el famoso apoyo. Precisamente el alumnado que asiste a estas clases, no son los que se considera que "tienen el curso perdido",ésos ¿Para qué van a ir?¿Para dar la lata que dan por las mañanas? Van los que están "flojitos", y tienen muchas posibilidades de aprobar con las famosas pruebas finales de junio y la mayoría aprueba. Lo digo por experiencia.
El profesorado de las clases habituales debería sentirse avergonzado de que en un día a la semana, otro profesor/a, consiga lo que ellos no han conseguido durante todo el curso. Parece que todo esto no tiene ni pies ni cabeza. Por lo menos yo no lo entiendo ni me lo creo.
Me parece que la Consejería tendría que ser más rigurosa en sus análisis y no poner en marcha medidas que son golpes de efecto a nivel social, pero que no mejora la enseñanza, se parchea y muy mal.
Habrá que poner en prácita de verdad, la atención a la diversidad, adaptar la metodología al nuevo alumnado del siglo XXI, reducir la ratio, hacer un buen análisis de los contenidos, promover el trabajo en equipo en toda la comunidad educativa, poner en práctica la evaluación continua y no los continuos exámenes , animar y motivar al alumnado .... Así se mejoraría y no con un día de clases particulares a partir de abril que ya casi termina el curso. Hacemos como los malos estudiantes, dejar todo para el final.
No dudo que estas medidas se hacen con muy buena intención, pero no bastan las buenas intenciones si no son productos de una buena reflexión y análisis antes de poner en práctica cualquier medida.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

http://home.coqui.net/sendero/

Anónimo dijo...

Ángela, llevas razón y no sólo mucha, hasta yo diría que demasiada. Por tanto me iba a callar sin hacer ningún comentario. Pero después he pensado que por qué no lo iba a hacer, con lo que me gusta hacerlo.
Y reflexionando, he visto que estás muy escéptica y eso lo da la experiencia, vamos, los años... ¡No se puede perder la ilusión que teníamos cuando éramos niños!. Pues sólo la ilusión nos puede mantener en el optimismo del corazón aunque la razón nos diga que algo no puede ser, con lo que vemos, y como están las cosas, hay que ser pesimista y dudar de todo... y terminamos por no creer en nada. Por otra parte, las cifras son optimista y tú afirmas que no dudas de ellas. ¿En qué quedamos?

Feli dijo...

Las cifras son ciertas, claro, pero ¿de qué cifras hablamos? Creo que el alumnado que va a refuerzo es el facilmente recuperable y el grupo de los que el "sistema" da por "perdidos" no se le incluye en ese refuerzo, ese es el auténtico fracaso. Es como cuando algunos profesores de universidad cumplen con el número de alumnos aprobados, partiendo del número de "presentados" a examen y no del total de matriculados a la asignatura. Las estadísticas también han de ser honestas.
Y el optimismo ha de estar bien fundamentado en la realidad, con unas gotas de ilusión y entusiasmo añadidas, por supuesto.

Anónimo dijo...

…Tonino se hace invisible por la fuerza de su deseo. Como ocurría in illo tempore, en aquella mágica edad de la humanidad o de la infancia, en que con sólo desear profundamente algo, se hacía realidad…Dice Tonino: “Sólo deseo ser como los demás”. Responde (su amiga) Paola:
Pues te regañarán porque no has vuelto a casa, te regañarán por cien motivos, cada uno más estúpido que el otro, como hacen siempre los mayores. Los mayores se divierten regañando a los pequeños. Es su pasatiempo favorito. Yo creo que se pasan las noches en vela estudiando nuevas formas de atormentarlos. (Gianni Rodari. Las aventuras de Tonino el invisible, p. 40.)
Esas clases extras, ¿no será la última forma de atormentar a esos alumnos?

Chari dijo...

Y yo digo... ¿cuál es la filosofía de la Junta en este caso para tomar esta medida y no otras?
Es un razonamiento de pseudo-compensación. A ver, si los que pueden se pagan clases particulares, paguémoseslas a aquellos que tienen interés (los que casi aprueban) pero no pueden pagarse clases. A los perdidos se les queda fuera porque (los administradores de los público siempre dicen lo mismo) "los recursos son limitados"
Pero todo esto no sería necesario con otra educación que sí es posible: más inversión, más formación del profesorado,más seguimiento (y no sólo del número de aprobados), más compensación in situ (más medios), más grupos flexibles, más participación,...
Menos selección, menos excelencia...
Más políticas educativas sociales,solidarias, compensatorias y eficaces...y los alumnos y los profesores menos frustrados y más felices, seguro.

Feli dijo...

Y estoy de acuerdo con vosotros en que las soluciones pasan por un tiempo escolar bien aprovechado, bien organizado, con recursos suficientes, buenas metodologías... y no por castigar a algunos con más tiempo de escuela. ¡¡¡¡Pobres toninos!!!

Ángela Rivera dijo...

Sólo una aclaración a Anónimo. No estoy desilusionada, ni escéptica.Aún creo que todo puede mejorar y yo lo intento aún. Lo que sí me ha dado la experiencia (llamémosle años, que es una manera de decirme vieja) es capacidad de análisis y de no comulgar con ruedas de molino. No dudo de las cifras, lo que no creo es que ese porcentaje de alumnado hayan aprobado por la "hora extra"

Anónimo dijo...

Ángela, cariño, que seria te pones! ... Sí, llevas razón, toda, una hora no parece que pueda ser la causa de un cambio cualitativo tan significativo; del aprobado al suspenso nada menos. Y lo que pone en evidencia y tremenda es algo de lo que tu afirmas, ¿cómo pueden aprobar por esa hora? está dejando eso a los otros profesores muy mal... ellos verán!. Como se dice en este mismo blog aunque dirigido a otros "allá ellos". No obstante y poniéndome también serio, me parece importante no ya por lo que están consiguiendo sino por la contradicción que está poniendo en evidencia; a ver si sirve para que reflexionen esas mayorías ante la evidencia. Necesitamos otros centros, donde se permita y favorezca la creatividad, la reflexión, la propia iniciativa y se refuerce la crítica, la diferencia, no la "obediencia y la disciplina" a pesar de tantas quejas. Lo trillado nos lleva a un callejón sin salida, hace faltan ideas nuevas, diferentes y sentido crítico para tomar conciencia del desastre económico, ecológico y de todo tipo que ya tenemos encima. ¿Se puede solucionar esto con la receta clásica de más dinero para los bancos, los de siempre...? No lo creo,...

edur dijo...

Entiendo y comparto la preocupación y lo expresado en los comentarios y en el fondo del artículo-reflexión de Ángela. Máxime cuando son realizadas por profesionales de una trayectoria intachable y que se han movido en el plano de la pedagogía crítica buscando “otra escuela”. También entiendo a “anónimo” que deja ver en sus palabras que no anda muy lejos y muestra su, digamos, idéntica o parecida preocupación.
Pasando al fondo del tema creo que hay algo que no debe pasar de lejos en estos comentarios y es que es necesario garantizar aprendizajes significativos para que realmente el fracaso no exista. Porque de lo contrario el primero en fracasar es el propio docente. Y ahí hay que decir mucho y hablar mucho de currículo y aprendizaje. En este sentido hay que centrarse en la ESO que es donde prácticamente se da el fracaso que nos traemos entre manos y donde se aplican programas de recuperación para “alumnos que se encuentren en fundado riesgo de ser calificados negativamente a final de curso”. El proceso de recuperación culmina con una prueba de recuperación extraordinaria en Junio. Esto no deja de ser junto con otras medidas adoptadas por la consejería una contradicción pedagógica. Me explico. Según la LOE y normativa extremeña la Evaluación ha de ser continua y realmente lo que predomina por no decir que está generalizado es la evaluación mediante el clásico examen (-como la prueba extraordinaria-).
Desde afilalápiz analizamos “que las condiciones de los centros se modifican con exámenes extraordinarios en junio de manera muy alarmante pudiendo influir negativamente en la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje tal como se viene desarrollando. Verdaderamente hay que reconocer que el centro sufre una transformación que produce un “olor especial” o cuando menos “cierta desorientación” que no beneficia ni mucho menos al alumno (no se avanza o se cortan los programas, se modifican las condiciones de escolarización, juicios de valor social sobre la labor docente, exámenes y más exámenes,…). Los alumnos que más necesitan y/o no han conseguido los objetivos durante ocho meses de curso no recuperan fácilmente en unos días por mucha estadística y datos que se quieran manejar y otros, posiblemente, mientras tanto o terminan o dan por finalizado el curso”.
El contexto ha cambiado con la LOE. Mientras la ley anterior se fija en su artículo 29 en la “fecha” de las pruebas extraordinarias la LOE se fija en las “condiciones” en su artículo 28. Consideramos que de cara al proceso de enseñanza-aprendizaje es correcto mirar a las condiciones y no tanto a las fechas que puede desvirtuar el sentido de la evaluación. Entre las propuestas del colectivo están:
a) Que la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura regule las condiciones de recuperación de materias pendientes de alumnos de ESO de tal manera que no existan exámenes ni en junio ni en septiembre y que se determinen condiciones verdaderamente pedagógicas para que a lo largo del curso o en el curso escolar siguiente el alumnado pueda desarrollar el proceso de enseñanza-aprendizaje que le permita recuperar materias si es que tiene que hacerlo.
b) Que la Consejería de Educación, los institutos y los departamentos didácticos deben garantizar ese proceso sin necesidad de recurrir a final o principio de curso escolar atendiendo exclusivamente al concepto de evaluación continua.
Quizás sea lícito pensar ante lo expuesto que la administración educativa está más preocupada por los datos y por apagar pequeños fuegos que por lo que realmente pasa en el interior de los centros educativos. El currículo no puede entenderse sólo como el “qué enseñar”, sino que incluye el “cómo se aprende” y “cómo se demuestra”. Por ello, debemos seguir pidiendo coherencia en las medidas que se implanten y en especial en lo relacionado con la evaluación.
Perdón por la extensión.

Emilia Martín dijo...

Claro, conciso, realista y sobre todo realizado desde la honradez que da trabajar como tú lo haces, Angetita. Se lo digo al que ha realizado el comentario reflexionado y que ha firmado como amónimo.
Un saludo a todo el afilalápiz

Salondesol dijo...

Algunos padres pueden sentirse obligados a poner a sus hijos en estas clases de refuerzo si es el propio profe el que las va a impartir, como es mi caso.
Mi hijo las sufrirá dos horas seguidas martes y jueves.

Besos.

Anónimo dijo...

El informe “Panorama Educativo 2008” elaborado por la OCDE desvela que el fracaso escolar en España es preocupante: “El 25% de los estudiantes no finaliza sus estudios”. En el reportaje de este mes de "Entre padres" descubrirás las causas que pueden conducir al fracaso escolar y ofrece consejos para combatirlo. En "Sabías que" se recopilan algunos datos de interés sobre las posibles causas. Responde la encuesta de El pulsómetro y opina en los foros y en el Blog. Combatir el fracaso es tarea de todos... (de aulablog21)