jueves, 21 de noviembre de 2013

PELÍCULA/DEBATE


Después de la interesante y gratificante experiencia del curso pasado con la película Entre maestros, decidimos que este curso dedicaríamos algunas sesiones a actividades de este tipo, una película con debate posterior.                                                  En esta ocasión, lo haremos con Sólo es el principio, película de Pierre Barougier y Jean-Pierre Pozzi, aprenderemos y debatiremos sobre ella.               Reflexionar sobre la realidad es una actividad imprescindible en la escuela como espacio de vida a la que se acude sin dejar nada en la percha, con las inquietudes más profundas del ser humano, esas que  los niños y las niñas nos plantean apenas empiezan a hablar. 

Vamos a disfrutar de una película apasionante donde el protagonismo lo tiene una clase de niños y niñas de cuatro años,  sin materiales especiales, ni tecnología, ni siquiera lápiz y papel, aunque sí con libertad para expresarse y con un espacio que favorece el encuentro entre iguales.
Miércoles, 27 de noviembre,  18:15 h.  Biblioteca del C.E.I.P Guadiana de Badajoz


Sinopsis
Esta maravillosa película sobre clases de Filosofía para Niños, captada con calidez y sensibilidad, en la senda de “Ser y tener” de Nicolas Philibert, que promueve a la reflexión sobre nuestra capacidad ética, social y humana, y sobre la importancia de una buena educación desde la infancia.

Los expresivos y vitales protagonistas se llaman Azouaou, Abderhamène, Louise, Shana, Kyria o Yanis. Tienen entre 3 y 4 años cuando, juntos, exponen libremente, con sus emociones y contradicciones, sus ideas sobre el amor, la libertad, el liderazgo, la inteligencia, la muerte…

A lo largo de un curso, sentados en un círculo alrededor de una vela encendida, con ayuda de su maestra Pascaline, aprenden a expresarse, a escucharse mutuamente y a conocerse mejor. Entre todos hacen filosofía, reflexionan sobre temas importantes, a menudo olvidados en nuestra sociedad. No hay estudiantes buenos ni malos: lo fundamental es pensar por sí mismos. Los niños hablan con sus propias palabras, llenas de espontaneidad, humor, lógica y poesía; cargadas en muchas ocasiones de un increíble y envidiable sentido tolerante y cívico. Ellos son nuestro futuro. (Fuente: Filmin.es)