miércoles, 7 de enero de 2009

Compañeras y compañeros, empezamos un nuevo año lleno de incertidumbres pero si el desánimo quiere hacerse un hueco en nuestro camino unas hermosas palabras de M. Benedetti sirven para recordarnos que hay que seguir. No estamos solos.
¡Féliz año a todos los que lean esto!


No te salves

No te quedes inmóvil / al borde del camino
no congeles el júbilo / no quieras con desgana
no te salves ahora / ni nunca

no te salves

no te llenes de calma / no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo / no dejes caer los párpados
pesados como juicios / no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño / no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si / pese a todo
no puedes evitarlo / y congelas el júbilo
y quieres con desgana / y te salvas ahora
y te llenas de calma / y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo / y dejas caer los párpados
pesados como juicios / y te secas sin labios
y te duermes sin sueño / y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo / y te quedas inmóvil
al borde del camino

y te salvas
entonces / no te quedes conmigo.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero,... ¿¡bueno!? ¿que es esto? No me lo puedo creer!!! Qué felicitación!!! Claro que no esperaba menos de ti. Gracias por esos ánimos y un montón de besos.

Salondesol dijo...

Nunca te salves!

Un abrazo sonoro y movilizador.

Pedro Díaz Acero dijo...

Es preciosa Carmen. Con tu permiso y el de Benedetti, la colgaré también en mi blog para que, quien lo lea, no se quiera salvar tampoco. Un beso teleológico.

Anónimo dijo...

magnifica
gracias

edur dijo...

Verdaderamente no estamos solos.
Un año más que podemos compartir ilusiones y ganas de seguir sacando punta porque vivimos la utopía como posible.
No nos salvemos.
No al genocidio del pueblo Palestino.
Gracias, Carmen. Gracias, afilalápices.
Paz, salud y alegrías.